LlamarPresupuesto

Diferencias clave entre traductor e intérprete

diferencias entre traductor e interprete

La carrera universitaria de Traducción e Interpretación ofrece, tal y como su nombre indica, dos salidas profesionales que pueden parecer similares pero son muy distintas: traducción o interpretación. Aunque no es ninguna sorpresa para los expertos de nuestro sector, nos ha parecido interesante escribir este artículo para aquellos jóvenes que dudan sobre qué opción elegir en la carrera o para todo aquel que tenga dudas sobre las diferencias entre los servicios de traducción o interpretación.

Diferencias principales entre la traducción y la interpretación

Es posible que muchos profanos en la materia consideren que no existe diferencia entre ser traductor o ser intérprete. Y es que hay mucha gente que piensa que por ser traductor, uno también es intérprete, y viceversa. O que por ser traductor, uno se sabe de memoria el diccionario… Esto último es probable que le haya pasado a todos los que han pasado por la carrera de Traducción e Interpretación.

Para dejar claro el significado de ambos términos, qué mejor que recurrir a la Real Academia Española. Así, según su diccionario: «traductor» es aquella persona «que traduce» y «deriva del latín traductor, -oris’ el que hace pasar de un lugar a otro». Para para poder ver la definición real de la profesión, tenemos que remitirnos, por tanto, a la definición de «traducir»: «Expresar en una lengua lo que está escrito antes en otra».

Por otro lado, si buscamos el término «intérprete», vemos que sí aparece la definición que buscamos: «Persona que explica a otras, en lengua que entienden, lo dicho en otra que les es desconocida».

En un primer momento no resulta extraño que la gente entienda que las acciones a realizar por un traductor o un intérprete son exactamente las mismas. Pero ya sabemos que nada más lejos de la realidad… La diferencia básica y fundamental entre ambas figuras es que mientras que el intérprete trabaja de forma oral, el traductor lo hace a través de un soporte escrito.

Pero no todo van a ser diferencias. Resulta obvio que el objetivo de ambas profesiones es el mismo: facilitar la comunicación entre interlocutores de distintos idiomas. No obstante, la técnica aplicada por cada una de ellas para conseguir este objetivo presupone ciertas habilidades y características que los distinguen.

Para empezar, si hay algo que ambas figuras tienen en común es que tanto los traductores como los intérpretes deben documentarse antes de realizar ningún trabajo. El estudio y la investigación previos son aspectos fundamentales para conseguir un buen resultado final, tanto de interpretación como de traducción.

Por otra parte, ambos profesionales requieren conocer la lengua meta y de destino a la perfección, realizar labores de documentación para establecer la terminología específica en cada caso, y estar familiarizado con la actualidad del sector de actividad en el que se desarrolle.

Esto quiere decir que un traductor puede trabajar como intérprete y viceversa si así lo desea y si, por supuesto, dispone de las aptitudes necesarias para ello. Así, si eres estudiante de Traducción e Interpretación debes conocer las distintas habilidades y aptitudes que se espera de cada perfil para fundamentar tu elección de recorrido dentro de la carrera.

Principales habilidades de un traductor

Además de tener un conocimiento profundo de la lengua origen y destino, debe mostrar en todo momento una ortografía y gramática perfectas. La capacidad de lectura, de revisión, corrección y edición de textos es algo elemental para desarrollar un trabajo enfocado, principalmente, a la comunicación escrita. Es decir, todo traductor debe ser capaz de expresarse a la perfección en el idioma de destino, de identificar giros, metáforas y dobles sentidos de la lengua de origen y saber cómo trasladarlos al texto de destino sin perder ni un ápice de la intención del texto origen. Debe ser tenaz, buen documentalista, debe ser preciso, perfeccionista y prestar una atención especial a todos los detalles. Si sueles ser el primero en detectar una falta de ortografía en la carta de un restaurante, o te duelen las erratas en los titulares de prensa, posiblemente tengas madera de traductor/revisor.

Especialidades de traducción

Traducción audiovisual

Consiste en la traducción de textos en los que el vídeo y la imagen son los protagonistas. La traducción de vídeos, imágenes u otro tipo de material audiovisual requiere del conocimiento de programas informáticos especializados y orientados al sector. La traducción de guiones o el subtitulado de series o películas (que no el doblaje) también encajarían en este ámbito de traducción. Seguro que en la carrera tenéis alguna asignatura sobre esta especialidad, si es tu favorita, no dudes es sacarle el máximo partido investigando por tu cuenta sobre las últimas novedades, la traducción audiovisual está en constante evolución.

Traducción económica y financiera

Una de las especialidades con mayor demanda y retribución es la traducción financiera. Cuentas anuales, documentos fiscales, acuerdos financieros, folletos de emisión de valores, publicidad bancaria o contratos, entre muchos otros elementos económicos. Si te encantan los números y tienes claro que esta puede ser tu salida, te recomendamos que complementes tu formación con un curso o máster en economía o finanzas. Eso te dará seguridad y velocidad a la hora de traducir ciertos conceptos económicos o financieros.

Traducción técnica

La traducción técnica consiste en traducir una serie de documentos especializados en los que abundan terminología específica de un ámbito concreto.  Informática, ingeniería o ciencia son las principales ramas técnicas a las que se enfrentan los traductores técnicos. La precisión es la máxima de los traductores técnicos, cada término tiene un significado muy concreto y su empleo responde a un uso específico. Esta especialidad es perfecta para los más ingenieros.

Traducción literaria

La traducción literaria supone trasladar de un idioma a otro una experiencia estética o artística, más que limitarse a transmitir información o conocimiento sobre un tema. Aunque puede parecer la más atractiva, también puede resultar la más difícil y la que más tiempo lleva. El traductor literario debe encontrar la fórmula idónea para trasladar las emociones que el autor ha plasmado en su obra de forma que se consiga el efecto perseguido por el autor en el lector produzca en el lector el mismo efecto que el autor pretende causar con su texto original. Requiere una sensibilidad especial, si eres un lector apasionado y te atreverías incluso a ser escritor, no lo dudes, esta es tu especialidad.

Traducción jurídica

La traducción jurídica consiste en la traducción de documentos y textos legales de un idioma a otro. Esta es la especialidad más demandada del mercado, junto con la financiera y la técnica. Se trata de textos redactados con un lenguaje jurídico  que pueden tener un carácter público o un carácter privado, como aquellos que han sido redactados para regular un determinado negocio entre empresas o entre particulares. Trabajar con este tipo de documentos requiere contar con conocimientos base en Derecho.

Título de traductor e intérprete jurado

Como mucho ya sabéis, el ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación otorga el título que permite trabajar como Traductor o Intérprete Jurado. Este título permite a las personas que lo poseen conferir carácter oficial a todas aquellas traducciones e interpretaciones que realicen haciendo uso de su sello o carné de traductor e intérprete jurado.

Para obtener este título se debe realizar el examen que convoca de forma anual el Ministerio o presentar las cualificaciones profesionales análogas obtenidas en otro Estado miembro de la UE. Entre los requisitos para acceder al examen se encuentra el tener un conocimiento pleno de la lengua a examinarse (en los últimos años se han abierto plazas para inglés); conocimiento sobre gramática y terminología española; conocimientos sobre traducción y conocimientos jurídicos.

El examen con el que se opta al título de traductor intérprete jurado consta de tres partes: una prueba tipo test con 50 preguntas de carácter eliminatoria; una prueba con tres ejercicios de traducción diferenciados y una prueba oral frente a un tribunal que verifica el dominio y la comprensión de las lenguas de partida y llegada.

Principales habilidades de un intérprete

El intérprete, al igual que el traductor, debe comprender al 100 % la lengua de origen y de destino con las que va a trabajar. A este conocimiento idiomático debemos añadir la agilidad mental, capacidad de adaptación e intuición para interpretar lo que está escuchando en tiempo real y trasladar el mensaje de una forma que resulte entendible para el receptor. Obviamente, su dominio de la lengua meta también es fundamental.

Así, la capacidad de escucha y una excelente memoria son habilidades imprescindibles de los buenos intérpretes. Otro aspecto fundamental de un buen intérprete es saber controlar los nervios. A menudo los intérpretes intervienen en directo y es fundamental que su voz no transmita nerviosismo para resultar creíbles.

Si te ves como intérprete, no dejes de consultar nuestro post sobre distintos tipos de interpretación: ¿Qué es la interpretación simultánea y cuándo se debe contar con un intérprete? y ¿Qué es la interpretación consecutiva?

Ser traductor o ser intérprete, ¿qué es más rentable?

El Análisis del sector de la traducción en España muestra la evolución de este sector en los últimos años. Como vemos, la rentabilidad de cada una de las opciones laborales depende mucho del sector de actividad en el que se desempeñe.

No obstante, algo que debes saber es que la interpretación se cobra por horas o jornadas de trabajo, mientras que la traducción se cobra en función del número de palabras o las páginas del documento, tal y como realiza cualquier agencia de traducción a nivel nacional.

¿Necesitas un traductor intérprete profesional?

En Ubiqus Spain contamos con un equipo moderno y dinámico apasionado por los idiomas y la comunicación. Si estás interesado en contratar un traductor o intérprete profesional puedes contactar con nosotros sin ningún compromiso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *