los 18 mejores trabalenguas en ingles
Los 18 mejores trabalenguas en inglés para mejorar tu pronunciación
febrero 23, 2017
boletín lingüístico
Los símbolos irlandeses
marzo 14, 2017
Mostrar todo

¿En qué consiste la traducción literaria?

Traduccion literaria

Cualquier traducción requiere tanto de un excelente conocimiento de las lenguas de origen y destino como de la comprensión del trasfondo sociocultural de ambos contextos – en el que se desarrolla el texto original y al que va destinado la traducción-. La traducción literaria se enmarca dentro de los tipos de traducciones que más quebraderos de cabeza provocan a los traductores debido a su complejidad.

El humor, la poesía, los recursos retóricos, los mensajes subjetivos, los nombres inventados… son solo algunos de los desafíos más exigentes de la traducción literaria. En este artículo esbozamos algunas de las competencias del traductor literario y las principales dificultades que presenta este tipo de traducción.

¿Qué es la traducción literaria?

La traducción literaria hace referencia al proceso de trasladar una obra literaria de un idioma a otro procurando preservar en todo momento la intención del autor. En este concepto se incluye la traducción de novelas, cuentos cortos, obras de teatro, poemas o cualquier texto que se considere una actividad literaria en sí misma.

La traducción literaria supone trasladar de un idioma a otro una experiencia estética o artística, más que meramente transmitir información o conocimiento sobre un tema específico -ámbito que hace referencia a la traducción técnica o traducción especializada-. En algunas ocasiones los términos se confunden. Evidentemente, traducción literaria no es sinónimo de «traducción de libros» ya que el libro no es más que un soporte.

La traducción literaria plantea un claro problema. El traductor literario debe encontrar fórmulas que permitan trasladar el mensaje de forma que se produzca en el lector el mismo efecto que el autor pretende causar con su texto original. Este aspecto puede presentar una seria dificultad, ya que este tipo de textos se caracterizan por su contenido abstracto o subjetivo. Así, la traducción de un texto literario debe presentar valores y sentimientos equivalentes a los del texto original. Así, el resultado de una traducción literaria debe inspirar la misma fuerza, incluir los mismos elementos dinámicos y transmitir la misma calidad estética o una calidad equivalente que la del texto original.

Competencias del traductor literario

Los profesionales que se enfrentan a una traducción literaria requieren toda una serie de capacidades para llevar a cabo su trabajo. El traductor literario además de enfrentarse a los aspectos habituales de una traducción, también debe atender a la belleza del texto, a su estilo, cadencia, léxico y construcciones gramaticales. Por ello, el traductor literario debe tener un dominio total tanto de la lengua de origen como de la lengua de destino y, por su puesto, estar al día de la cultura y del contexto social de ambos idiomas y países en cuestión.

Las diferencias culturales pueden ser enormes en determinadas situaciones. Así, por ejemplo, traducir del italiano al árabe supone una elevada complejidad al ser dos universos muy diversos entre sí en términos de cultura, historia, religión y sociedad -más allá de la diferencia meramente lingüística-. Los significados, sentimientos y reacciones que se reflejan en las novelas pueden no tener sentido en un lugar geográfico determinado distinto del pensado por el autor.

En este sentido, el antropólogo-lingüista estadounidense Edward Sapir argumenta que no hay dos idiomas que puedan representar una misma realidad social ya que cada lengua define su propia realidad y crea su propia cosmovisión. Para que una traducción sea impecable, es muy importante que el traductor literario se sienta cómodo en ambos universos.

Frente a la idea popularizada en la sociedad, el traductor literario no responde a la figura de  escritor frustrado sino que se trata de traductores con una gran capacidad para escribir, o reescribir, una obra. La conocida traductora Carmen Montes -Camilla Läckberg (‘La princesa de hielo’) y Jo Nesbø (‘Headhunters’, ‘El muñeco de nieve’)- afirma en un artículo publicado recientemente por el periódico online Ideal, que no existe una receta para traducir libros, pero sí dos mandamientos fundamentales: no falsear lo que dice el texto original, tal y como se dice en el texto original, y amar la lengua materna por encima de todas las cosas. A su vez, Montes pone sobre la mesa la necesidad de conocer el léxico, la literatura, y la cultura que nos rodea.

El traductor Manuel Reyes -Robin Hobb (‘Las leyes del mar’, ‘El profeta blanco’), Brandon Sanderson (‘Elantris’, la próxima entrega de la saga ‘El archivo de las tormentas’)- asegura que una traducción nunca va a quedar exactamente igual que el original por la sencilla razón de que dos traductores españoles nunca obtendrán una misma traducción final de un libro redactado en inglés.

Otro de los aspectos importantes para el traductor literario es el contacto con el autor de la obra. Es más que posible que el traductor necesite confirmación del autor sobre el significado o la intención de ciertos pasajes de la obra para no caer en errores de interpretación, y quién mejor para resolver estas dudas que el propio autor.

Dificultades de la traducción literaria

Como cualquier otra categoría, la traducción literaria plantea  dificultades y problemas propios en función del género literario que se traduzca.

La poesía en la traducción literaria

Dicen que la poesía constituye uno de los retos más especiales para los profesionales de la traducción ya que en este género literario se espera del profesional que traslade no solo el contenido sino también, y de una manera muy especial, la forma de los poemas. Partimos de  la base de que muchas veces la poesía es muy subjetiva y no todos los lectores perciben las mismas sensaciones al leerla.

El poeta estadounidense Robert Frost definió la poesía como «aquello que se pierde en cualquier traducción». Con esta frase, el literato hace referencia a la magia y al valor abstracto que se pierde cuando se traduce a otra lengua. Y no solo eso, sino que la forma y la estructura de una poesía se pierde ya que es imposible que en el idioma de destino la métrica y la rima de las palabras, entre otros aspectos, sean exactamente las mismas. De hecho, Roman Jakobson, lingüística y semiótico ruso, afirmó que la poesía es intraducible por definición.

Imposibilidad de traducir figuras retóricas

Las figuras retóricas y los juegos de palabras son otros de los afectados a la hora de realizar una traducción literaria. Esto se convierte en un problema y una complicación para el traductor ya que el significado buscado por el autor a través de las imágenes retóricas se puede perder al realizar la traducción. Por ello, muchas letras de poemas no se traducen literalmente buscando equivalentes término a término, sino que modifican  para acoplarlas a la estructura original.

Los juegos de palabras son otra de las dificultades de este tipo de textos. La novela de Lewis Carroll, «Alicia en el País de las Maravillas» está llena de ejemplos de juegos de palabras de difícil traducción. Todo un reto para un buen traductor literario.

¿Se deben traducir los nombres de los personajes?

Otra de las dificultades que se plantean a la hora de traducir un género literario es qué hacer con los nombres de los personajes, lugares o determinados objetos o criaturas inventadas por el autor de la obra original. Por ejemplo, en los libros de J. R. R: Tolkien el nombre Bilbo Bolsón es una traducción del original Bilbo Baggins. Jon Snow se conoce en su versión en español como Jon Nieve en la saga de «Canción de Hielo y Fuego» de George RR Martin. Mientras que en los cómics de X-Men (traducidos en un principio a «La Patrulla X»), el clásico Wolverine se tradujo a español como Lobezno.

Estos cambios de nombres a veces responden a que no siempre los nombres originales encajan con la sociedad de destino, por no comprenderse el motivo o trasfondo su versión original o por ser muy complicados de pronunciar en el idioma de destino. Por otra parte, muchos autores se sirven de los nombres propios para reflejar  un aspecto de la personalidad del personaje. Así, en la novela «La importancia de llamarse Ernesto», John Worthing es un hombre responsable, digno y respetable. Su apellido no es casual, worthy significa «digno» en inglés.

En el trabajo« Nombres propios: su traducción» del doctor Virgilio Moya se analiza esta situación sobre la traducción de los nombres propios en España. Eso sí, en este estudio no se da respuesta a la cuestión sobre si se deben traducir o no y tampoco a los motivos de que algunos se traduzcan y otros no. Así, además de los nombres de los personajes, otra de las trabas que se encuentran los traductores literarios es la de los nombres propios de lugares o criaturas creadas por el autor. Por ejemplo, en las sagas de «El señor de los anillos» o «Canción de hielo y fuego» los autores crearon a partir de su imaginación lugares, ciudades y pueblos con nombres totalmente originales. Algunos se mantienen tal cual en su versión española, como por ejemplo Rivendel o Mordor, mientras que otros se traducen, como  es el caso de Riverrun que se tradujo por Aguas Dulces o Winterfel por Invernalia.

¿Cómo se traduce la creatividad?

La creatividad literaria interviene durante la redacción de la obra, pero también durante la traducción de la misma. Esta creatividad está ligada al tono y forma de la obra original. Una de las máximas que  los traductores literarios deben recordar siempre es que todos los elementos del texto trabajan juntos creando una relación dialéctica dentro de la obra, relación que debe reproducirse de manera fiel en el texto de destino.

La traducción literaria a día de hoy

Actualmente el mercado del entretenimiento es uno de los sectores más lucrativos en los países desarrollados. La cultura de masas domina este sector, siendo el cine, la televisión, la literatura y la prensa ejemplo perfecto de ello. Sin embargo, los traductores literarios se enfrentan a una cruda realidad, según explican en La Linterna del Traductor. Con la crisis desapareció gran parte de las subvenciones a las editoriales lo que supone un duro golpe al sector.

A pesar de todo, los traductores literarios no perdemos la esperanza de seguir haciendo lo que mejor sabemos hacer, trasladar sentimientos y sensaciones de un idioma a otro.

¿Necesitas una traducción literaria? Cuenta con Ubiqus Spain para ello, cuidamos todos los detalles gracias a nuestro experimentado equipo de traductores literarios. Puedes contactar con nosotros sin ningún tipo de compromiso.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Call Now Button