LlamarPresupuesto

Traducción jurídica: Qué es, precio y características

traducción jurídica

Definición de traducción jurídica

¿Qué es exactamente la traducción jurídica y por qué es tan importante realizarla correctamente?

La traducción jurídica, también llamada traducción legal, se refiere a la traducción de documentos y textos legales de un idioma a otro. Estos textos pueden tener carácter público, es decir aquellos documentos oficiales que han sido emitidos por una Administración o por un organismo público, o carácter privado, como aquellos que han sido redactados para regular un determinado negocio entre empresas o entre particulares. Así, la traducción jurídica es la traducción de un idioma a otro de textos cuyo contenido se refieren al ámbito legal. Estos productos no son fáciles de definir ya que dependen de la cultura y del contexto sociológico de cada país.

Este tipo de traducciones solo puede ser realizado por traductores profesionales especializados en traducción jurídica. Además, en algunos casos la traducción de estos textos y documentos implica que el traductor asista a un tribunal y ejerza de figura legal. Por ello, una traducción jurídica no puede admitir errores y debe ser de una calidad extremadamente alta. El documento final debe ser preciso y fiel al original.

La importancia de una traducción jurídica de calidad

Es muy importante que estos textos y documentos estén bien traducidos, ya que la traducción errónea de una parte de un contrato puede dar lugar a demandas judiciales, además de a pérdidas económicas. Estos documentos han sido redactados por profesionales y trabajadores del campo del derecho, por lo que es fácil encontrar en ellos una gran cantidad de términos y conceptos jurídicos que en general no se utilizan en el día a día de manera habitual. Además, no todo el mundo está familiarizado con ellos ni conoce su significado. De la misma manera, no todos los traductores profesionales pueden dedicarse a traducir textos de esta índole.

Es realmente importante trasladar de una manera adecuada estos conceptos jurídicos a otro idioma y no limitarse a hacer una traducción literal, palabra por palabra, como puede pasar cuando se utilizan traductores online. Esto es fundamental porque del contenido de nuestra traducción se derivan efectos legales tanto para el emisor como para el destinatario del documento. No es raro que el traductor jurídico se enfrente a lagunas terminológicas, es decir, a que en uno de los dos idiomas no exista una traducción completamente exacta y literal de un término concreto. Así, los traductores tendrán que intentar explicar en el idioma de destino a qué hace exactamente referencia ese término en el idioma original. De esta forma, las estructuras lingüísticas no tienen por qué ser las mismas en ambos idiomas.

Además del problema habitual que plantea las diferencias en el lenguaje, una traducción jurídica también tiene que tener en cuenta la equivalencia social y cultural, además de la lingüística. En este sentido, en Ubiqus Spain trabajamos con traductores que son especialistas en derecho y conocen las leyes tanto de nuestro país como las de los países del idioma destino de nuestras traducciones.

Características de una traducción jurídica de calidad

Como hemos indicado anteriormente, realizar una traducción jurídica tiene sus complicaciones y eso se debe principalmente a las características que presentan dichos documentos. De hecho, puede decirse que la ley es un campo en el que los textos no deberían poder traducirse a otros idiomas, ya que cada sistema jurídico es cerrado y específico de cada país. La definición que se le da a los acontecimientos y los hechos ocurridos, por ejemplo, en actos delictivos, depende del sistema jurídico aplicable. Así, la gravedad y la consideración de estos hechos varían según el país al que hagamos referencia. Una pequeña diferencia entre la versión traducida y la original en un contrato puede provocar interpretaciones incompatibles con los derechos y las obligaciones de ambas partes.

Ejemplos de documentos que requieren una traducción jurídica especializada

En general, la traducción jurídica se refiere a cualquier texto legal que suponga la creación de derechos u obligaciones entre dos o más partes. Son documentos que han sido redactados por un experto en derecho, como puede ser un juez, un funcionario público, un asesor legal o un abogado. Nos referimos, entre otros, a contratos, declaraciones de testigos, fideicomisos, documentación laboral, procedimientos arbitrales, escrituras, estatutos sociales, testamentos, poderes notariales, actas de constitución de una sociedad, documentos para juicios, decisiones judiciales, normativas y legislación extranjera, documentos de inmigración, contratos de compraventa, avales, contratos financieros, pólizas de seguro, informes periciales y documentos relativos a la propiedad intelectual o industrial.

¿Qué es un traductor jurado?

Dentro de las traducciones jurídicas se pueden destacar diferentes tipos: la traducción jurídica especializada, la traducción jurídica técnica y la traducción jurídica jurada. Esta última hace referencia a todas las traducciones oficiales que tienen que ser certificada por un traductor jurado para que sean válidas ante las Administraciones Públicas.

Los traductores jurados tienen la obligación de acreditar que la traducción que sellan y firman coincide plenamente con el original traducido. Por ello, los clientes que necesitan una traducción jurada suelen tener que presentarla ante organismos oficiales que solo reconocen traducciones realizadas por traductores debidamente acreditados. Ejemplos de estos tipos de textos son: los certificados académicos o los diplomas universitarios; los certificados de nacimiento y defunción; certificados de antecedentes penales; las escrituras y los contratos o permisos de trabajo.

Así, la traducción jurada llevará la firma y el sello de un traductor jurado reconocido por el Ministerio de Asuntos Exteriores, por lo que el documento en cuestión podrá ser reconocido en el país para el que estamos interesados en hacer la traducción. Por ejemplo, si queremos buscar trabajo en un país fuera de España, será necesario este tipo de servicios para poder traducir los títulos universitarios o los certificados de estudios. Cada una de las páginas traducidas debe el llevar la firma y el sello del traductor que jura. Para ello se deben presentar los documentos originales.

No es complicado encontrar traductores jurados en cualquier parte de España, sobre todo en las ciudades principales y más grandes. En Ubiqus Spain contamos con traductores jurados que cumplen con los estándares de calidad más exigentes. También puedes probar a contactar con traductores jurados de Valencia, Barcelona o Málaga.

Procedimientos para realizar una buena traducción jurídica

En Ubiqus Spain somos conscientes de la importancia que tienen las traducciones jurídicas, por ello seguimos el siguiente método de trabajo a la hora de gestionar las solicitudes de nuestros clientes:

1) Recepción y registro de los trabajos

Todos los trabajos pueden recibirse por correo electrónico o por cualquier otro medio que el cliente considere oportuno. Sabemos que a menudo los documentos originales se refieren a temas sensibles y suponen un alto grado de privacidad, por ello Ubiqus Spain pone a disposición de sus clientes un Acuerdo de Confidencialidad que se hará extensivo a todos los colaboradores que participen en el proyecto antes de poner en marcha la traducción. Asimismo, disponemos de un Área de Clientes exclusiva y segura, para efectuar la carga y descarga de los documentos y permitir a los clientes hacer un seguimiento del proyecto.

Antes de asignar ningún documento para su traducción, se establece qué documentación de referencia debe remitirse al traductor al que se le vaya a asignar el trabajo y más tarde al revisor correspondiente (Directivas, leyes, reglamentos, glosarios disponibles, base de términos propia y publicaciones oficiales pertinentes en el idioma fuente y en el de destino, enlaces con sitios Web relevantes, etc.).

2) Asignación de los trabajos a un traductor nativo del país

Los trabajos se asignan a la persona idónea para su realización. Para la selección de sus traductores Ubiqus Spain sigue los criterios establecido en la norma ISO 17100 previstos para la selección de traductores, a los que en el caso de la traducción jurídica se suman disponer de experiencia profesional o cualificaciones adecuadas, competencia en traducción jurídica demostrable, amplios conocimientos de los idiomas fuente y de destino. Todos nuestros traductores traducen a su lengua materna. Nuestros traductores poseen capacidad para reproducir con fidelidad y precisión el contenido jurídico y el estilo lingüístico del documento original y capacidad para traducir con la rapidez y precisión exigidas y para entregar textos fluidos, exactos y terminológicamente consistentes.

3) Proceso de traducción

Esta fase de la traducción jurídica hace referencia al proceso propiamente dicho de trasladar el contenido de los documentos al idioma al cual queremos traducir.

4) Revisión

Todas las traducciones jurídicas realizadas por Ubiqus Spain son revisadas por un segundo traductor y, en caso necesario, también por un experto en la materia. Revisores, correctores de estilo y especialistas que puedan solucionar cualquier cuestión terminológica complicada en ambos idiomas.

5) Edición y formato

La idea es respetar al máximo el formato del documento original. Para las traducciones juradas se requiere obtener la certificación necesaria original para comprobar su veracidad y poder realizar el sello y la firma.

7) Entrega

La última fase dentro de la traducción jurídica es la entrega del documento final para el cliente. En Ubiqus Spain hacemos la entrega puntual bien en mano, bien por correo electrónico o vía nuestra Área de Clientes.

Tarifas de las traducciones jurídicas

El precio de una traducción dependerá de las condiciones y características que tengan los documentos a traducir. Entre los elementos que más afectan a las tarifas de las traducciones jurídicas podemos observar:

  • Extensión del texto original en palabras o páginas.
  • Urgencia y condiciones de entrega: el plazo de entrega, la entrega en fin de semana, etc. son aspectos que pueden suponer un incremento en el precio final de la traducción.
  • Combinación de idiomas:hay combinaciones de idiomas más fáciles de encontrar que otras. No es lo mismo traducir un texto jurídico del sueco al chino que del inglés al español.
  • Jurada o simple: es importante recordar que si la traducción es jurada solo podrá realizarla un profesional reconocido por el Ministerio de Asuntos Exteriores.
  • Nivel de especialización del texto: Cuando se trata de un texto especializado -y los textos jurídicos lo son- las traducciones tienen un precio más elevado que una traducción general. A su vez, dependerá del nivel de la traducción jurídica.
  • Formato del documento: Todas las traducciones jurídicas se hacen respetando el formato original. No obstante, en ocasiones algunas de ellas plantean una dificultad añadida debido a su formato. Por ejemplo, aquellas que se tengan hacerse en un archivo gráfico, como los archivos vectoriales o los bitmaps.

Nuestros clientes confían en nosotros para traducir sus textos jurídicos porque el resultado no parece una traducción, sino un documento original redactado en otro idioma. Ese es nuestro secreto. Y para conseguirlo trabajamos con los mejores especialistas nativos del sector. Si su empresa está buscando un traductor, un traductor especializado o un traductor jurídico te invitamos a que contactes con nosotros y nos solicites un presupuesto. Porque sabemos que en este día a día nuestro cada minuto cuenta, te responderemos con la máxima agilidad posible.

¿Ya sabes qué es una traducción jurídica, su precio y sus características?

Si tienes alguna pregunta déjanos un comentario y si te ha gustado te invitamos a compartir este artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *