LlamarPresupuesto

«April fool!»

boletín lingüístico

«April fool!»

Lo que en España conocemos tradicionalmente como día de los inocentes, se celebra desde hace varios siglos en muchos países el 1 de abril. Ese día mayores y pequeños («for young and old alike») aprovechan para gastar bromas («to play practical jokes»). Los bromistas («pranksters») se lo pasan en grande colgando peces de papel en la espalda de la gente («paper fishes pinned on peoples backs»), contando chistes de mejor o peor gusto («good or sick jokes»), o colando bulos («hoaxes») en los medios de comunicación para mantener la tradición («to continue the tradition»).

En este boletín vamos a ver cuáles son los orígenes de esta práctica. Aunque existen varias teorías, la más extendida («widespread») se remonta al siglo XVI («dates back to the sixteenth century»). En 1564, el rey de Francia Carlos IX decidió adoptar el calendario gregoriano («to adopt the Gregorian calendar») y fijó oficialmente el 1 de enero como primer día del año en lugar del 1 de abril. Sin embargo, fueron muchos los franceses que se resistieron a este cambio y siguieron celebrando el año nuevo el 1 de abril. En los años siguientes, la gente se reía de esos tradicionalistas («people made fun of these traditionalists») y aprovechaban ese día para gastarles bromas y jugarles malas pasadas («by playing tricks on them»), por ejemplo, colgándoles peces de pega en la espalda o haciéndoles regalos de broma («or by giving them fake presents»).

Esta costumbre francesa se extendió por muchos países, sobre todo entre los países anglosajones («Anglo-Saxon countries»). El All Fools Day (que literalmente quiere decir «el día de todos los tontos») ha dado lugar a divertidas variantes en función del país en el que estés. En el Reino Unido, y especialmente en Escocia, el 1 de abril («April Foolsday») se festeja durante dos días. Si picas en una broma, en Inglaterra te llamarán «noodle», además de dedicarte el clásico apelativo de April fool. 

En algunos países, como Nueva Zelanda, Australia, Sudáfrica o el Reino Unido, se gastan bromas hasta medio día («until noon» o «the joking ceases at midday»). Pasada esa hora, son los propios bromistas («jokers») quienes se convierten en objeto de mofa («taunted») y se les dedica la siguiente cantinela: «April Fool is gone and past, youre the bigger fool at last» (que podría traducirse como: «el día de los tontos pasará, pero tú como un grandísimo tonto quedarás»)

Por último, el espíritu de este día es muy contagioso y hasta los medios de comunicación («the media») siguen el juego desde hace décadas («have been playing the game since decades»). Entre las bromas («pranks») que han hecho historia («will go down in history»), está la de la BBC, que en 1957 emitió («broadcasted») un documental en el que aparecían granjeros suizos recolectando espagueti («picking freshly-grown spaghettis») ¡de árboles de espaguetis!

Más recientemente, el 1 de abril de 2016, fue una cadena de información digital («an online news channel») dedicada al deporte la que engañó («to trick») a sus internautas («its Internet users»). Para ello difundió información falsa («falsely reported that») según la cual el jugador de fútbol argentino del FC Barcelona, Lionel Messi, había firmado un contrato de 500 millones de euros con el club rival: el Real Madrid. Para más inri, el periodista firmó el artículo bajo el seudónimo de «Lirpa Loof», es decir, «April Fool» deletreado al revés («spelled backwards»).

Divertido, ¿no? Ahora bien, no olvidemos que las bromas, cuanto más breves, mejor. («Brevity is the soul of wit»).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *