translators without borders
¿Qué es Translators without Borders?
agosto 31, 2017
interpretación consecutiva
¿Qué es la interpretación consecutiva?
septiembre 21, 2017
Mostrar todo

Glosario: Hablemos del mundo árabe

glosario mundo arabe

Por razones que nada tienen que ver con su glorioso pasado en los campos del arte, la poesía, la arquitectura o la agricultura y que sí tienen que ver con acontecimientos actuales que hacen de su presente uno triste y oscuro, una serie de palabras de origen árabe ha irrumpido con fuerza en nuestro día a día y nuestras conversaciones. Términos cuyo significado no siempre conocen quienes los utilizan, en demasiados casos, periodistas, políticos, presentadores y, en definitiva, personas que por su profesión tienen acceso a miles o millones de oyentes y lectores.

¿Es lo mismo un musulmán y un islamista? ¿Y un yihadista? ¿Todos los árabes son musulmanes? ¿Todos los musulmanes son árabes? ¿Todas las mujeres árabes llevan burka? ¿Y las musulmanas? ¿Cómo se llamaba el velo ese que cubre la cara, pero no los ojos…? ¿La religión es la misma para un musulmán de Marruecos y uno de Irán? ¿Podemos llamar moros a los árabes?

Aquí os dejamos un pequeño glosario con breves y sencillas explicaciones de cada término para que podamos expresar con mayor propiedad nuestra opinión sobre la actualidad de los países árabes y musulmanes.

Árabe

Empezaremos con la más importante de todas. ¿Quiénes son los árabes? Son las personas que viven en los países árabes, que, a su vez, según Fundéu, son aquellos “que forman parte de la Liga Árabe”. Es decir, los 22 países que enumeramos a continuación: “Arabia Saudí, Argelia, Bahréin, Egipto, los Emiratos Árabes Unidos, Irak, Islas Comores, Jordania, Kuwait, Líbano, Libia, Marruecos (y Sáhara Occidental, anexionado por Marruecos), Mauritania, Omán, Palestina, Qatar, Siria, Sudán, Túnez, Yemen, Somalia y Yibuti”. En algunos países africanos también se habla árabe, pero eso no quiere decir que los que allí viven sean árabes. Los países árabes están presentes en dos continentes: el norte de África y Oriente Medio, en Asia.

“Árabe” es también la lengua que se habla en estos países. Como se puede observar, ni Irán ni Afganistán ni Pakistán están coloreados en el mapa, ya que ni pertenecen a la Liga Árabe, ni hablan árabe ni son árabes. Son en su mayoría musulmanes, pero puesto que el término “árabe” hace referencia a un grupo etnolingüístico, independientemente de la religión que se profese (si se profesa alguna), no por ser musulmán se es árabe. Puede haber árabes musulmanes, cristianos, budistas, ateos o lo que uno quiera.

 

“Árabe” es también la lengua que se habla en estos países, de la que ya hablamos en una entrada anterior.

Como se puede observar, ni Irán ni Afganistán ni Pakistán están coloreados en el mapa, ya que ni pertenecen a la Liga Árabe, ni hablan árabe ni son árabes. Son en su mayoría musulmanes, pero puesto que el término “árabe” hace referencia a un grupo etnolingüístico, independientemente de la religión que se profese (si se profesa alguna), no por ser musulmán se es árabe. Puede haber árabes musulmanes, cristianos, budistas, ateos o lo que uno quiera.

 

El islam y los musulmanes

El islam se define a sí mismo como una religión monoteísta fundada por el profeta Mahoma en el actual Arabia Saudí. Los seguidores de esta religión se llaman musulmanes y su fe se basa en el Corán (su libro sagrado) y el hadiz, una recopilación de la sunna, que son las palabras y acciones del Profeta.

Las dos confesiones mayoritarias en las que se divide el islam son los chiíes y los sunníes (igual que en el cristianismo encontramos católicos, protestantes, ortodoxos…).

E igual que no todos los árabes son musulmanes, no todos los musulmanes son árabes. Porque los musulmanes son todos aquellos que creen en el islam y basan su fe en el Corán, vivan donde vivan y vengan de donde vengan. Los iraníes, por ejemplo, no son árabes y son en su mayoría musulmanes. De hecho, el país con mayor cantidad de musulmanes es Indonesia, seguido de Pakistán, India y Bangladés, ninguno de ellos países árabes. El primer país árabe que aparece en la lista de países con mayor población musulmana es Egipto.

 

Islamista

El islamismo es la utilización del islam como ideología política. Los islamistas quieren que la sociedad se adapte a los preceptos islámicos; buscan alejar el islam de las ideas ajenas a este e implica el objetivo de establecer una legislación basada en la sharia o ley islámica (es decir, en los preceptos del Corán y el hadiz).

Aunque las ideas que mueven a la mayoría de las organizaciones terroristas que afirman actuar en nombre del islam son islamistas y el pensamiento islamista en sí se considere discutible desde el punto de vista ético del pensamiento laico europeo (o incluso del pensamiento cristiano europeo), por definición, el islamismo no implica necesariamente la utilización de la violencia. La definición del islamismo según Fundéu es el movimiento que persigue “la aplicación de la ley islámica en la vida política”, ya sea de forma violenta o pacífica.

 

Islámico

Según la RAE es el adjetivo que califica a todo lo “perteneciente o relativo al islam”. Por ejemplo: arte islámico, cultura islámica, arquitectura islámica…

 

Yihad

Lingüísticamente, el término “yihad” significa “esfuerzo” y hace referencia al esfuerzo o empeño que realizan los musulmanes, en su interior para vencer a la tentación y ser buenos musulmanes y creyentes, y de manera externa para proteger el islam y expandirlo utilizando los medios que crean necesarios. Históricamente se utilizaba para definir la guerra de los musulmanes contra aquellos que no creían en el islam y, actualmente, grupos islamistas fundamentalistas y salafistas (que consideran a los primeros musulmanes como un ejemplo en su comportamiento y creen en una aplicación muy estricta del Corán y del hadiz) han recuperado el término para referirse a la “guerra” que luchan los llamados yihadistas contra los no creyentes, y es así como se denomina actualmente al terrorismo practicado por algunos de estos grupos en países árabes y musulmanes, pero también en Europa y Occidente.

Al contrario de lo que cree mucha gente, la yihad no forma parte de los cinco deberes sagrados de los musulmanes, que consisten en: afirmar que “No hay más Dios que Dios y Mahoma es su profeta”, rezar cinco veces al día en dirección a La Meca y participar en el rezo de los viernes, pagar el zakat o limosna a quienes lo necesitan, ayunar durante el mes de Ramadán y peregrinar a La Meca al menos una vez en la vida si la salud y las circunstancias personales lo permiten. Los chiíes, dependiendo de la confesión, añaden más deberes a estos cinco principales.

 

Chiíes

Los chiíes, seguidores de la segunda mayor confesión del islam, son sin embargo una minoría en casi todos los países en los que están presentes, a excepción de Irán, Azerbaiyán, Irak y Bahréin (de mayoría chií pero dirigido por líderes sunníes). También hay grupos minoritarios de chiíes en Líbano, donde conforman aproximadamente el 27% de la población, y en Siria, así como en Yemen, Omán, Afganistán, Arabia Saudí, Pakistán, Kuwait, Emiratos Árabes Unidos y Qatar. En este cuadro aparecen en verde oscuro los únicos países cuya población es de mayoría chií y con una media luna en blanco sobre un fondo verde aquellos países en los que el chiismo se practica, pero es una confesión minoritaria. En el resto de países que aparecen coloreados en verde claro se practica el islam sunní.

La escisión entre sunníes y chiíes tuvo lugar en los primeros años del islam, tras la muerte del Profeta. Los chiíes creen que los únicos que podían gobernar a los musulmanes eran aquellas personas descendientes del Profeta, y que este había designado a Ali, marido de Fátima, hija del Profeta, como su sucesor. De hecho “chií” viene del árabe شيعة, que quiere decir “seguidores”. Así, los chiíes eran los seguidores de Ali, y creían que sus descendientes, los imanes, eran los líderes legítimos del islam.

Los chiíes se dividen en imamíes o duodecimanos, ismaelíes y zaydíes.

 

Sunníes

La principal confesión dentro del islam es la sunní, a la que pertenecen alrededor del 85% de los musulmanes y que es la confesión mayoritaria en casi todos los países musulmanes. Como hemos explicado, la escisión entre ambos grupos tuvo lugar durante los primeros años del islam, puesto que los sunníes aceptan a los primeros cuatro califas (Abu Bakr, Omar, Othman y Ali) mientras que los chiíes consideran a Ali el sucesor del Profeta.

En un momento dado resultó necesaria la interpretación del Corán y la sunna para afrontar situaciones sin precedentes no incluidas en estas fuentes. A grandes rasgos y sin entrar en particularidades, este proceso se llamó ijtihad y el método principal para llevarlo a cabo se basaba en la analogía de situaciones ya planteadas en el Corán y la sunna con la vida moderna, a través de la razón. Pronto se crearon escuelas jurídicas, pero para no dar lugar a la falta de consenso en la interpretación del islam, en el siglo X los estudiosos de las escuelas sunníes (las escuelas hanafí, malikí, shafi’í y hanbalí) declararon el ijtihad cerrado y se estableció que no se podría interpretar más allá de lo ya interpretado, una visión que han refutado numerosos estudiosos sunníes defendiendo que el islam no puede adaptarse a los problemas y realidades de la vida moderna si no se permite la interpretación de los textos sagrados adaptada a estos tiempos.

En el islam chií, sin embargo, el ijtihad nunca se ha cerrado y por lo tanto nunca ha dejado de practicarse.

 

Wahabismo

El wahabismo es una de las ramas religiosas de la confesión sunní. Se trata de la rama a la que pertenecen en su grandísima mayoría los musulmanes de Arabia Saudí, donde tiene su origen, y la que siguen la mayoría de los grupos terroristas de corte islamista, como el Estado Islámico. Pertenece a la escuela de jurisprudencia hanbalí, cuya interpretación del Corán y el hadiz se considera especialmente estricta y literal.

El wahabismo busca una vuelta a los orígenes, a la esencia del islam de los años del Profeta y un respeto estricto del Corán y la sunna.

 

Yazidíes

Hasta hace un par de años poca gente había oído hablar de los yazidíes, en la actualidad tristemente famosos ya que esta minoría étnica y religiosa se ha convertido en la más perseguida por el Estado Islámico. Su doctrina se considera una amalgama de creencias de diferentes orígenes. Viven en su mayoría en el nordeste de Siria y en el norte de Irak, muchos de ellos son kurdos y se comunican en esa lengua y sus escrituras están escritas en árabe.

 

Sharia o ley islámica

La sharia o ley islámica está formada por el Corán y la sunna (codificada en el hadiz), e incluye todos los aspectos religiosos y sociales, así como la vida política. Se podría decir que el Corán contiene los principios religiosos y el hadiz los detalles de su aplicación a la vida diaria basándose en los actos y palabras del Profeta.

Han existido numerosas escuelas sunníes y chiíes de interpretación de la jurisprudencia islámica, por lo que no se puede decir que haya una única ley islámica, sino diferentes escuelas que presentan interpretaciones diferentes. Sin duda, los países arabo-musulmanes en general (lógicamente cada país ha seguido un camino distinto) han mostrado una cierta resistencia a la laicización de los sistemas que se achaca a la naturaleza del Corán, considerado no solo un código religioso, sino la base que contiene los principios del derecho islámico, pero este no era el caso en los años 50 y 60, cuando el nacionalismo árabe y el panarabismo disfrutaron de un gran éxito con programas que se acercaban mucho a la idea del laicismo.

 

Moro

Históricamente, el término “moro” se utilizaba para referirse a los habitantes del norte de África sin llegar a Egipto. Se trataba de un término poco específico que podía hacer referencia a bereberes o incluso a los españoles musulmanes tres la conquista árabe de la Península, sin diferenciar entre las diferentes etnias, lenguas, religiones o culturas. Si respetamos el origen del término, este no debería utilizarse para hacer referencia a las personas procedentes de Oriente Medio o del golfo Pérsico, pese a que la RAE se hace eco del uso generalizado e incluye la acepción de “moro” como “persona que profesa la religión islámica”.

Actualmente, se utiliza a menudo con una intención despectiva o peyorativa que puede evitarse sustituyendo este término por “magrebí” (“natural del noroeste de África”) o por los términos “árabe” o “musulmán”, según las personas de las que estemos hablando.

Niqab

No todo lo que cubre la cabeza es un burka. Ni siquiera lo es todo lo que cubre la cabeza, el cuerpo entero y parte de la cara, como ocurre en la imagen de la derecha, donde aparece un dibujo de una mujer que lleva un niqab. El niqab es un velo que cubre el pelo y la cara, dejando solo al descubierto los ojos. Normalmente se lleva con una abaya, una túnica negra que cubre de los pies a los hombros, al estilo de las mujeres saudíes.

 

Burka

El burka cubre el cuerpo entero, incluidos los ojos, y las mujeres que lo llevan pueden ver a través de una rejilla a la altura de los ojos. El burka es propio de Asia Central, pero hasta que no lo impusieron los talibanes al llegar al poder en Afganistán, muy pocas mujeres lo llevaban en este país. También se puede encontrar en Pakistán.

 

Hijab o velo

Es el más común y utilizado entre las mujeres musulmanas, y se lleva con diferentes estilos dependiendo del país, la región, la confesión y las modas. Se trata de un velo que cubre la cabeza y el cuello, y se puede llevar con cualquier tipo de ropa. Las mujeres que lo llevan no suelen dejar ni los brazos ni las piernas al descubierto.

Sin embargo, es importante saber que no todas las mujeres musulmanas deciden cubrirse el pelo y que solo en pocos y contados países árabes o islámicos es obligatorio hacerlo.

 

Chador

El chador se lo ponen las mujeres más religiosas en Irán cuando salen a la calle, y es una especie de manto o capa normalmente de colores oscuros que se lleva sobre la cabeza y el cuerpo. Como no lleva botones ni forma de abrocharlo o cerrarlo, las mujeres lo mantienen cerrado con la mano.

Islamofobia

La palabra “islamofobia” no aparece en el diccionario de la RAE, pero sí que aparece el sufijo “-fobia”, que significa “que siente horror o repulsión” y por lo tanto puede definirse como una actitud o incluso actos ofensivos basados en motivos xenófobos dirigidos a la comunidad musulmana y en muchos casos hacia los árabes en general.

El think tank Runnymede Trust, un gabinete de ideas independiente británico sobre la igualdad racial, lo define como una forma de racismo dirigida a los musulmanes. Hace unos años publicó las ocho características principales de la islamofobia. Según estas características, son islamófobos aquellos que:

– Consideran el islam un bloque único, estático e insensible al cambio.

– Consideran el islam una religión radicalmente distinta al resto de religiones y culturas.

– Consideran a los musulmanes como personas inferiores a la cultura occidental y tachan su cultura y su religión de bárbara, primitiva, irracional y sexista.

– Consideran el islam como una religión violenta per se.

– Consideran el islam como una ideología política exclusivamente y no como una fe religiosa practicada por sus creyentes como cualquier otra religión.

– Rechazan las críticas a Occidente realizadas desde ámbitos musulmanes sin reflexionar sobre ellas o debatirlas.

– Consideran la hostilidad hacia los musulmanes como un sentimiento natural y aceptable.

– Utilizan sus críticas al islam como justificación para discriminar y excluir a los musulmanes.

 

Hasta aquí este pequeño glosario sobre una religión, el islam, que cuenta con alrededor de 1600 millones de adeptos en todo el mundo pero que se practica de diferentes maneras, siguiendo costumbres e incluso creencias distintas, y que está presente en países de diferentes culturas y orígenes y donde se hablan diferentes lenguas.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Call Now Button