traducción-de-cuentas
La traducción de las cuentas anuales
febrero 13, 2019
Ubiqus clasificado como uno de los principales LSP en el LSPI de Slator de 2019
marzo 15, 2019
Mostrar todo

Apostilla de La Haya y la traducción jurada: ¿Qué es y en qué consiste?

apostilla_jurada

Hoy os queremos hablar sobre la Apostilla de La Haya y la necesidad de que acompañe a la traducción jurada de muchos documentos públicos. Se trata de un trámite necesario para garantizar el reconocimiento internacional de tus documentos, por lo que no está de más que estés familiarizado con su uso. ¿Preparado? ¡Allá vamos!

La Apostilla de La Haya y la traducción jurada. ¿Qué es y para qué se necesita?

La Apostilla de La Haya es una forma simplificada de legalización de documentos que pretende simplificar y agilizar el tráfico jurídico internacional de documentos. De este modo, la emisión de esta apostilla reemplaza las formalidades, que con frecuencia son engorrosas y costosas, de la legalización consular o diplomática de un documento público. 

El objetivo de la Apostilla de La Haya es certificar la autenticidad de las firmas contenidas en un documento, habida cuenta de que tanto el país emisor como el país de destino forman parte del Convenio de La Haya. En otras palabras, la apostilla es una especie de sello que acredita que la persona que firma el documento original es una persona que existe y que está autorizada y cualificada para expedir ese documento.

De esta manera, la apostilla no pretende en ningún momento asegurar la veracidad del contenido del documento. Así, si un título universitario indica que Pepita ha finalizado los estudios de fisioterapia en tal Universidad, la apostilla no asegura que sea cierto que Pepita haya realmente cursado dichos estudios; su función se limita a autentificar la firma de la persona que haya firmado el diploma en cuestión.

¿Qué países reconocen la Apostilla de La Haya en la traducción jurada?

La Apostilla de La Haya se remonta al Convenio de La Haya de 1961 sobre la Eliminación del Requisito de la Legalización de Documentos Públicos Extranjeros (Convenio sobre Apostilla), celebrado el 5 de octubre de 1961.

Todos los países firmantes reconocen la eficacia jurídica de un documento público emitido en otro país firmante del mismo Convenio, suprimiendo así la exigencia previa de legalización consular de los documentos públicos extranjeros que deban surtir efectos en otro país firmante.

De conformidad con el listado publicado por el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, los países firmantes del Convenio de La Haya a día de hoy son:

  • En Europa: España, Albania, Samoa, Alemania, Chipre, Hungría, Moldavia, Andorra, Mónaco, San Marino, Irlanda, Islandia, Montenegro, Croacia, Italia, Austria, Grecia, Dinamarca, Francia, Macedonia, Reino Unido, Suiza, Portugal, Países Bajos, Noruega, Serbia, Suecia, Rumania, Bélgica, Liechtenstein, Finlandia, Malta, República Checa, Letonia, Belarus, Luxemburgo, Polonia, Bosnia-Herzegovina, República Eslovaca, Eslovenia, Estonia, Lituania, Bulgaria y Ucrania
  • En América: EE.UU., Chile, México, Colombia, San Cristóbal y Nieves, Islas Antigua y Barbuda Cook, San Vicente y Las Granadinas, Argentina, Santa Lucía, Costa Rica, Nicaragua, Barbados, El Salvador, Dominica, Bahamas, Ecuador, Honduras, Suriname, Venezuela, Rep. Dominicana, Guatemala, Trinidad y Tobago, Uruguay, Panamá, Paraguay, Belice, Perú, Bolivia, Brasil y Grenada.
  • En Asia: Hong-Kong, Mongolia, Corea, India, Armenia, Israel, Japón, Omán, Kazajstán, Azerbaiyán, Kirguistán, Bahréin, Macao, Uzbekistán, Federación de Rusia, Turquía, Georgia y Brunei
  • En África: Marruecos, Namibia, Santo Tomé y Príncipe, Islas Seychelles, Sudáfrica, Cabo Verde, Isla Mauricio, Malawi, Swazilandia, Lesotho, Túnez, Botswana, Burundi, Tayikistán y Liberia.
  • En Oceanía: Australia, Nueva Zelanda, Isla Niue, Islas Marshall, Vanuatú, Tonga, y Fidji.

¿Cuándo se necesita la Apostilla de La Haya en la traducción jurada?

Normalmente, para que en otro país tenga validez un documento oficial expedido en España, éste debe legalizarse a nivel internacional antes de ser traducido por un traductor jurado. Una de las formas de legalizar documentos y darles validez es a través de la Apostilla de La Haya. 

Cabe recordar que la publicación de este post coincide con la entrada en vigor de un nuevo reglamento europeo (Reglamento (UE) 2016/1191) que exime de la necesidad de poner esta apostilla en la traducción de determinados documentos oficiales, tales como certificados de nacimiento, certificados de defunción, certificados de matrimonio y certificado de antecedentes penales, entre otros.

No obstante, este reglamento no es aplicable a todos los documentos públicos, como a los expedientes académicos, por ejemplo, y solo es aplicable a países dentro de la UE. Así, la legalización de documentos para su reconocimiento internacional puede hacerse de tres formas:

  • En el caso de que el país de destino sea firmante del Convenio de La Haya y el documento esté fuera del ámbito de aplicación del nuevo Reglamento (UE) 2016/1191, mediante la Apostilla de La Haya;
  • Si el país de destino es firmante del Convenio de La Haya y el documento está dentro del ámbito de aplicación del nuevo Reglamento (UE) 2016/1191, mediante el impreso multilingüe que figura en su anexo I;
  • Si el país de destino no forma parte del Convenio de La Haya, mediante legalización diplomática o consular.

Por lo general, es la autoridad destinataria la que indica si el documento requiere o no ser apostillado además de traducido por un traductor jurado. Por ello, es siempre una buena idea preguntar a la autoridad destinataria del documento si el documento original también debe ir acompañado de una Apostilla de La Haya además de la traducción jurada.

¿A quién se debe solicitar la apostilla en España?

Si tienes un documento expedido en España que requiera de la Apostilla de La Haya para ser válido en el extranjero, puedes recurrir a las siguientes autoridades para obtener esta legalización:

  • Si se trata es un documento notarial español, deberá añadir la Apostilla el colegio notarial que proceda;
  • si se trata de documentación judicial española, será competente el Ministerio de Justicia o los Tribunales Superiores de Justicia de las Comunidades Autónomas;
  • en el caso de expedientes académicos y certificados de estudios emitidos en España, deberá primero sellarlos el Ministerio de Educación, y posteriormente el Ministerio de Justicia añadirá la Apostilla de La Haya.

Para el resto de documentos, normalmente podrás optar entre el Ministerio de Justicia o un colegio de notarios para obtener la apostilla en tu traducción jurada. Actualmente también puedes solicitar una apostilla electrónica (consulta los pasos aquí).

Para estos casos, existe un registro electrónico de apostillas (e-register) que permite hacer un seguimiento puntual de todas las apostillas emitidas en España, tanto electrónicas como en soporte papel.

¿Por qué es tan importante la apostilla en una traducción jurada?

A la necesidad de legalizar los documentos originales para que sean válidos fuera de España, debemos sumarle su traducción por parte de un traductor jurado.

Muchas veces caemos en el error de mandar a traducir documentos que no están debidamente legalizados. Debemos tener en cuenta que tanto el sello de la Apostilla de la Haya como cualquier otro sello de legalización que deba llevar el documento para ser reconocido internacionalmente forman parte integrante del documento original, por lo que deben también figurar en la traducción jurada.

Por lo tanto, antes de mandar tu documento a traducir, asegúrate de que está completo, de lo contrario es muy posible que tu traducción no sea considerada válida en el país de destino.

Ahora ya sabes algo más sobre la Apostilla de la Haya y la traducción jurada, si necesitas ayuda con cualquier trámite, no dejes de ponerte en contacto con nosotros. ¡Estaremos encantados de ayudarte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Call Now Button